Cómo innovar en la experiencia turística después del gran cambio que ha supuesto la pandemia, cómo proporcionar motivos para viajar y que el hotel sea un lugar al que se quiera ir y pasar tiempo en él. Gema Alfaro y Emili Manrique repasan a través de cinco apuntes de diseño que consideran fundamentales, la situación actual y futura del diseño de interiores hotelero, aportando una visión optimista y contextualizada del presente y el futuro de estos alojamientos.

El nuevo escenario social, turístico y vital en el que vivimos, derivado de la pandemia, ha traído grandes cambios sociales y de diseño para cubrir nuevas necesidades de los clientes. Son cambios que desde Alfaro-Manrique atelier ya percibían que se apuntaban claramente, y la situación actual no ha hecho más que acelerarlos y agudizarlos.

En la Contract Essential People del pasado 11 de octubre, Gema Alfaro y Emili Manrique nos explicaron cómo ven y cómo creen que ha cambiado, la manera de afrontar los proyectos y el diseño en el sector hospitality. A partir de sus cinco puntos básicos, cinco anclas que les sirven para acometer los proyectos de hoy, del mañana y del futuro más cercano, revisaron y aportaron luz a la situación actual. Ilustraron estos cinco puntos básicos, a través de un viaje por cinco de sus proyectos hoteleros: uno ya realizado, uno a punto de finalizar, y tres que se están cocinando y empezarán a construirse en breve.

El primero de estos puntos es la sostenibilidad. La sostenibilidad va más allá, y se concibe como un lenguaje, percibiéndose sensorialmente. El target es el segundo punto, saber qué tipo de cliente tiene cada empresa hotelera, y ofrecerles razones por las que viajar y experiencias atractivas. El tercer punto básico es el oasis, la nueva concepción del hotel como un espacio autónomo, ya no tan relacionado directamente con la ciudad, sino como un lugar en el que sentirse cobijado y a gusto. La tecnología es el cuarto punto básico, ayudando a que el usuario se apropie de lo espacial y se acerque a los sentidos.Y por último, la representación, cómo plasmar físicamente esas experiencias que queremos ofrecer al usuario desde el diseño.

Empezamos el recorrido por los proyectos con el hotel Barcelona Golf de Double Tree by Hilton, un hotel situado en un entorno espectacular, pero que carecía de narrativa y de concepto. En él se realizó una reforma intensiva de las instalaciones, para introducir la sostenibilidad y aprovechar las grandísimas zonas comunes. Se diseñó siguiendo un discurso natural, ligado siempre a su entorno, con colores suaves, reflejando el verde del exterior y el azul del cielo.

El hotel Inca en Zaragoza, todavía en construcción, es un ejemplo perfecto de oasis en medio de la ciudad. El lobby, que es un espacio que podrá funcionar también como zona de coworking, es un ambiente tranquilo, en el que se ha introducido la naturaleza y un enfoque más sensorial. Se ha creado un jardín interior, una reflexión sobre el entorno natural de la ciudad, que sirve también de zona de paso a las habitaciones, más señoriales y con vistas a la ciudad. 

El tercer proyecto que nos mostraron Gema Alfaro y Emili Manrique, es el resort Hotel Labranda Suites Costa Adeje en Tenerife un proyecto muy ambicioso, en el que se crearán dos hoteles en uno. El reto principal para el estudio es cómo diseñar un espacio diferenciado en un entorno donde hay muchísimos hoteles y una enorme competencia. La solución ha sido crear un gran jardín tropical, diluyendo completamente los límites entre interior y exterior, utilizando cerámicas artesanas y elementos autóctonos   introducidos en el diseño con un filtro actual. La exclusividad viene dada por el diseño propio del estudio en todos los detalles, y la aplicación de la narrativa creada ad hoc para el hotel en todos los rincones.

A continuación conocimos el  hotel rural Talamanca del Jarama, un ejemplo de destino turístico diferente, situado muy cerca de Madrid. Caracterizado por sus sorprendentes edificaciones de adobe que recuerdan a la tradición constructiva de la zona, junto con la presencia del agua y el paisaje rural, generan una nueva experiencia para el viajero. 

Por último, exploramos un ejemplo de otra tipología de establecimiento que está empezando a tener mucho más impulso, como son los apartamentos turísticos, concretamente la intervención en un edificio completo en Málaga. El cliente que se aloja en este tipo de espacios espera algo más doméstico, pero al mismo tiempo algo diferente de lo que pueda tener en su propia casa, con un diseño más elaborado. Se trata de apartamentos de lujo, en los que se han reinterpretado elementos señoriales, aportando flexibilidad al uso de los espacios y diseñando todos los elementos y piezas de mobiliario.

Al finalizar la presentación, contamos con la presencia de tres de nuestros asociados, Monica Grau de Fede, Mireia Gurdó de Gurdó, y Jorge Cortés de Ilexpa, con los que compartimos una mesa de debate muy interesante alrededor de los temas tratados en la sesión.