Tipo: Notícias CENFIM
Tópico: Tendencias
Marco: Trends Club
Soporte: Contenido web
Proyecto: Ebre Biosfera

El bienestar se ha convertido en una clave en las decisiones de consumo, pero un exceso de los mensajes relacionados con el wellness también ha generado un sentimiento de rechazo. En este escenario los consumidores buscan soluciones a largo plazo más profundas y adaptadas a sus necesidades.

Se pronostica que la cantidad de personas que buscarán productos contra la ansiedad aumentará en un 24% durante los próximos 12 meses en los EEUU (Fuente: Spate/Google search data). También las apps sobre meditación o destinadas a gestionar el estrés han aumentado exponencialmente en los últimos años. Este sobre exceso de oferta ha llevado a los usuarios a replantearse si las herramientas disponibles son las adecuadas. Cada vez somos más conscientes de querer reemplazar estas soluciones a corto plazo para centrarnos en dejar espacio para respirar, tanto literal como metafóricamente. Las marcas deberán racionalizar sus ofertas con productos y servicios que puedan garantizar la salud y la satisfacción sin alimentar la ansiedad, utilizando así la tecnología necesaria para comprender las necesidades de bienestar de sus clientes. Ya en el mes de marzo hablamos del fenómeno ‘Antichoice Homewear’.

En el caso de productos del hogar, generar una oferta y herramientas de configuración sencillas y claras, reducir las opciones de configuración del producto, centrar el mensaje en la calidad, proximidad y salud de los materiales, o profundizar en estéticas relajantes, son algunas de las claves que se manejan para aproximarse a un consumidor que busca ralentizar su consumo.

Otra de las cuestiones relevantes será la búsqueda de productos de larga vida útil, con estéticas atemporales y con acabados de alta calidad. Desde el punto de vista del producto, aparece el concepto de diseño subconsciente, que da prioridad a elementos emocionales y sensoriales a través de explotación de datos fisiológicos del usuario.

 

De cerca

↳ En el CES de este año, la nueva empresa japonesa de tecnología Neuroware lanzó su lámpara inteligente Notte. Los usuarios hablan en voz alta con la lámpara, reflexionan sobre su día y comparten su estado emocional antes de irse a dormir. A través de la inteligencia artificial (IA) y el reconocimiento del tono de voz, Notte puede evaluar estados de ánimo que el usuario no verbaliza, y cambia de color en consecuencia.

 

 

↳ La instalación de Google A Space For Beign en el Salón del Mueble de Milán 2019, exploraba cómo la neuroestética puede usarse para entender la forma en que la fisiología de una persona responde al diseño de interiores. A los visitantes del espacio se les monitorizó las constantes vitales para analizar en cuál de las tres habitaciones se sentían más cómodos en función de su reacción neurológica. Curiosamente, el diseño que las personas eligieron conscientemente no siempre se alineó con sus resultados fisiológicos, por lo que se concluyó que las personas determinan mejor lo que es mejor para ellos en un nivel subconsciente y sin dejarse llevar por la publicidad o las modas.

 

↳ Imagina entrar en una galería de arte y que todo lo que se muestra se adapta a cómo te sientes. Es la propuesta que Clear Channel ha instalado en las calles de Estocolmo. La acción Emotional Art Gallery se compone de elementos de publicidad exterior del metro de Estocolmo se transforman a lo largo del día en obras de arte creadas por artistas de todo el mundo. El punto de partida era paliar la ansiedad de la población, una de las más estresadas de Suecia.

 

Claves para aplicar la tendencia

● Ayudar a los clientes en la toma de decisiones será fundamental para eliminar estrés, sobre todo en aquellos sectores de gran inversión y con una gran implicación emocional, como el hogar.

● La oferta de productos se configura a través de gamas más estrechas, pero con una selección cuidada. Para ello es necesario trabajar al máximo la sensación de confianza, de modo que la marca se convierta en recomendador de soluciones.

● El mercado continuará polarizándose entre marcas low cost y aquellas que apuesten por calidad, al igual que en la crisis de 2007.

● En lo relativo a los espacios públicos, la desaceleración del consumo y la crisis del coronavirus, aumentará la demanda de espacios de hospitality pensandos para el relax. Ejemplos como el Silent Café de Londres u hoteles aislados y sin wifi se convertirán en una nueva forma de lujo.

● La capacidad de las empresas de recoger y analizar datos de sus clientes para prever sus necesidades será fundamental en las estrategias de marketing.