¿Cuáles son los grandes drivers que harán cambiar la vivienda en los próximos años? La vivienda ha pasado de ser un entorno muy utilitario a estar definida por un nuevo estilo de vida, que hace necesario que sea repensada. En este trendsCLUB analizamos los cambios que se están produciendo, y su impacto en el diseño de productos y espacios desde un punto de vista estratégico.

Las tendencias que nos presentó en esta sesión del trendsCLUB nuestra experta Pepa Casado, reflejan un hogar que sabe de la importancia de la autosuficiencia, de la salud y la autoexpresión, de la sostenibilidad, de la comunidad y de la tecnología inteligente. Una casa que tiene que ser, ni más ni menos, que  “una máquina para vivir”, como dijo Le Corbusier hace casi cien años.

La primera tendencia, Future Proof, nos explica como el hogar se ha convertido en un espacio de protección. Vamos a seguir viviendo en los núcleos urbanos, y se necesitará una vivienda resiliente, desde el punto de vista personal, laboral y climático. La comunidad va a ser un elemento imprescindible, compartir recursos será habitual en las nuevas ciudades. Por este motivo desde la arquitectura se están planteando ya modelos nuevos que diseñan cómo generar espacios compartidos de calidad en los edificios y en la ciudad. La vivienda se convierte en una microcomunidad urbana, donde las partes privadas se ven reducidas en favor de las comunes. También el alquiler va a tener mayor importancia, no sólo para la vivienda sino también para productos como los muebles. Se apuesta por piezas de calidad que puedan tener una segunda o tercera vida, y los fabricantes empiezan a plantearse cómo tiene que ser el diseño del producto para que esto pueda ser posible. En definitiva se buscan soluciones compactas y multifuncionales para los espacios, que deben poder transformarse fácilmente. 

The New home to be indica como la vivienda se ha convertido en un espacio de ocio y de socialización. El hogar como escenario de las relaciones sociales, los momentos de conexión con uno mismo y de disfrute personal. Esta nueva forma de entender el ocio en las casas, hace que se invierta más en ellas, haciéndolas más acogedoras y divertidas, convirtiendo el salón en un lugar de encuentro. La pandemia ha mostrado claramente que las casas no están diseñadas para pasar mucho tiempo en ellas, y vamos a tener que invertir tiempo y recursos para adaptarlas a las necesidades particulares. Esto ha puesto de manifiesto la importancia de pensar el diseño más universal, para los diferentes grupos de individuos, como los niños, los jóvenes o la tercera edad. La conexión con lo digital va a ser también muy importante, una casa conectada, que se convierte en un hub que permite a los habitantes conectarse y hacer diferentes actividades como comprar, cocinar, trabajar o hacer fiestas. 

La tercera tendencia, healing habits, refleja la preocupación por el autocuidado y la salud dentro del hogar, también desde el punto de vista emocional. Se están creando hábitos nuevos que transformarán la forma que tenemos de entender la salud, y la casa se convierte en un espacio de conexión con uno mismo. En ese sentido, los muebles están adquiriendo una dimensión muy especial. Por ejemplo, los muebles que tienen que ver con el descanso, entendido de manera muy amplia, se están convirtiendo en los grandes protagonistas, y la tecnología va a favorecerlo. El sueño va a ser una cuestión fundamental, con el apoyo de sistemas que nos ayuden a mejorar la calidad del sueño. Estamos empezando a entender que el diseño de interiores tiene un efecto en nuestras emociones, y disciplinas como la neurociencia y el neurodiseño van a darnos mucha información sobre ello. En conclusión, la casa se hará mucho más empática, adaptándose a nuestros bioritmos de manera sencilla, constituyéndose en un espacio sanador y optimizador de la salud.

La cuarta tendencia, back to earth, es una cuestión fundamental y recurrente en las tendencias actuales. Vemos como la naturaleza entra en las casas e incluso influye en los materiales y colores que utilizamos. Las plantas son un fenómeno imparable, estableciendo un vínculo humano con la naturaleza, y modificando también la arquitectura y la ciudad. La arquitectura busca por ejemplo cómo generar menor impacto en el paisaje, y la línea divisoria entre los espacios interiores y exteriores se desdibuja. La autosuficiencia y agricultura urbana y doméstica adquieren mucha importancia, generando una transformación urbana, que deberá solucionar su problema de abastecimiento alimentario. Nuestra forma de consumir y eliminar alimentos dentro de la casa va a cambiar, hasta el punto de ser capaces de transformar los residuos para convertirlos en energía en nuestras propias cocinas. La casa se convierte por tanto en un espacio que también regenera y genera un impacto positivo en el medio ambiente.

Al finalizar la exposición de Pepa, contamos con la participación de dos de nuestras empresas asociadas. Con Jordi Marcoval, CEO de EMEDE, y Enric Canet, responsable de marketing y diseño de DECOTEC, continuamos debatiendo sobre las nuevas necesidades que detectan desde sus respectivas empresas en los espacios del hogar. 

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER